ALGO BUENO VA A PASAR.

Liberto Esteve Requena.

Cronista Oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores

Ya son muchos años celebrando la Navidad y la venida de nuestro Señor y parece que para algunos se les haga un martirio y una carga. Se les hace cuesta arriba y solo desean que acabe, como en vacaciones, esperando la ansiada rutina. Que si regalos, que si villancicos, que si trajes de pastores para los nenes, otra vez la tarjetita de Navidad, otra vez la campaña de alimentos. Para alguno una agonía y un problema, para otros el  estrés y la ansiedad esperada.

Ya son muchos años celebrando la Navidad y muchos no saben lo que significa, ni lo intuyen ni lo imaginan. No saben ni creen, ni quieren creer, ni se lo plantean. La Navidad es un rollo y un problema.

Ya hace años que Jesús, ese Dios esperado por muchos, como anunciaron los profetas, viene cada Diciembre a decirnos que vuelve, que nacerá y que prepara el corazón ­– Adviento-para tenerlo todo a punto,  y nos dice que adelante y que todo es posible.

Esto es real, esto pasa. Ya son muchos años. Una parte del mundo se contradice, otra lo celebra.

Pero el cole, nuestro cole de las Paulas, lo celebra. Lo recuerda desde siempre porque es su obligación y su misión, porque lo cree. Desde siempre hemos celebrado el Adviento y los corchos se han llenado de numeritos y de semanas que descubrían poco a poco los valores que Dios ofrece para todos. Desde siempre se nos ha recordado el sentido de la Navidad y el gran regalo que es Dios para nosotros.

El Belén Viviente no es otra cosa que el resumen de todo. La representación viviente de lo acontecido, de la historia. Y en él aparecen todos los personajes de la humanidad. Desde el poderoso romano hasta el humilde pastor, desde el pobre cabrero al panadero, pasando por el  sencillo artesano. Cada pieza en su lugar para crear un puzle perfecto donde los Magos, con su elegancia, dan lo mejor que tienen para ese Rey que nace y que viene a cambiarnos la vida.

Algo bueno va a pasar, algo bueno. Y entre tanto, el corazón del hombre, inquieto y lleno de preguntas, se transforma y recapacita. El tiempo dará la razón. Solo el tiempo y la disponibilidad.

De todos modos, y para que sirva de opinión, los que creemos en ese Niño que nace, creemos que creer en Él, es una buena idea.

Share Button

Los comentarios están cerrados.