CURSO DIFICULTADES DE APRENDIZAJE EN EL TDAH FUNCIONES EJECUTIVAS. ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS

IMG_0393

  El sábado día 5 de marzo de 2016 la Asociación de Padres para Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad (APNADAH) de Valencia ha organizado en el IES Benlliure de dicha ciudad el curso: Dificultades de aprendizaje en el TDAH. Funciones ejecutivas. Estrategias metodológicas.

  1.     José Ramón Gamo Rodríguez, inicia la ponencia con el título:«El TDAH, una afectación en las Funciones Ejecutivas-comprender las Funciones Ejecutivas y su repercusión en los procesos de aprendizaje«. En los procesos de aprendizaje con los niños con TDAH es importante activar el sistema límbico para mejorar la capacidad de atención y memoria. Necesitan recibir por parte de los demás expectativas positivas sobre sus actos y su rendimiento académico, así como un continúa motivación positiva. El escenario de relación con los niños con TDAH ha de ser de continúa relación afectiva positiva, por parte de todos los que les educamos.

             En los niños y adolescentes con TDAH es importante la regulación emocional, necesitan ayuda desde edades tempranas para regular la frustración y gestionar de forma positiva sus emociones como: ira, rabia e injusticia, que aprenden a regularlas con entrenamiento y acompañamiento.

            La medida del tiempo tiene que estar externalizada para que aprendan cómo gestionar bien el tiempo de trabajo y de descanso. La organización y la planificación están relacionadas con las funciones ejecutivas del cerebro. Es importante como educadores que nos movamos en la relación con los niños con TDAH en el espacio de lo tolerable y no en lo deseable.

              El sistema atencional está en el sistema límbico y en la corteza prefrontal del cerebro, por lo que es necesario como educadores que ayudemos a los niños a focalizar la atención hacia lo importante. Es aconsejable encontrar sus motivaciones para ayudarles a mantener a lo largo del tiempo la atención. La concentración y la persistencia en las tareas ejecutivas se trabajan con voluntad pero sobre todo, motivación en positivo.

             A los niños con TDAH se les bloquea su amígdala y su capacidad atencional ante las amenazas, los chillidos y los ambientes con alto estrés y esto les lleva a un bajo nivel de esfuerzo. Los niños con TDAH necesitan mayor motivación escolar, menos cantidad de deberes escolares y mayor flexibilidad en el tiempo en la ejecución cognitiva en las tareas escolares y en las evaluaciones.

        Es importante que las consecuencias del no cumplimiento de una norma sean inmediatas a la conducta y sean bien planificadas.  Las consecuencias tienen que ser proporcionales a su falta de cumplimento de una norma, por lo que es importante entrenar la tolerancia a la frustración.

A nivel de consecuencias no buscaremos consecuencias punitivas, sino positivas que le hagan reflexionar y modificar su conducta.

     Desde el punto de vista terapéutico, es conveniente aplicar medicación, siempre que lo necesite para mejorar la calidad de vida del niño o adolescente con TDA-H, siempre que se acompañe con la orientación familiar y la intervención pedagógica en el ámbito escolar con los niños/ adolescentes.

    Las conductas de un niño que manifiesta TDA-H se caracterizan por la falta de regulación comportamental. En ocasiones, presentan conductas de evitación de las consecuencias de una conducta, por lo que es importante ser firme en las consecuencias y reforzar siempre las conductas positivas.

       Se nos recomienda a los educadores trabajar de forma sistémica y colaborativa para generar en los niños y/o adolescentes el cambio de conducta mediante  monitorización y acompañamiento de forma que, se ofrezcan las instrucciones claras de lo que ha de hacer para mejorar o controlar su comportamiento.

Es conveniente generar rutinas para entrenar conductas positivas con la monitorización de un adulto. Es importante mantener las mismas rutinas con las mismas consecuencias al menos durante seis meses. Las economías de fichas como técnica para modificar el comportamiento son recomendables para iniciar el proceso, pero no para mantenerlo.

Los niños con trastornos de déficit pueden manifestar conductas desafiantes, que suelen ser expresión de emociones encubiertas como el miedo y la ansiedad. Las situaciones que provocan miedo generan evitación y ansiedad. Es importante ante estas situaciones empatizar con los niños, para hacerles comprender con antelación las situaciones que le provocan esta emoción. Los niños con TDAH son muy sensibles y cariñosos por lo que, es conveniente que les ayudemos a gestionar de forma positiva sus emociones, apoyándonos en los profesionales.

Según los últimos estudios en Sociología:

«La calidad de vida está en la autoestima y en la seguridad personal.

 La educación es orgánica es importante regar, sembrar y cultivar de forma positiva, todo dará fruto. Nuestro modelado y acompañamiento es muy importante. La paciencia y el equilibrio emocional son fundamentales para el modelado y para que éste sea positivo en la educación de niños y adolescentes.

Tratar a los niños y adolescentes con TDA-H con normalidad, no como si tuvieran un problema, es importante para generar en ellos un cambio.

            En la segunda ponencia con el título: «Neurociencia: Estrategias metodológicas basadas en los conocimientos científicos que evitan o minimizan las dificultades de aprendizaje de los niños» el ponente nos hizo reflexionar sobre los métodos de enseñanza y aprendizaje más eficaces desde el punto de vista neurológico en la intervención educativa con los niños y adolescentes con TDA-H; teniendo presente que científicamente se conoce que sólo el 20% de la información que memorizamos es lingüística y el resto, es interpretada por nuestro cerebro por la vía gestual, orientación viso-espacial y creativa.

            Algunos de los métodos y técnicas para enseñar y aprender con eficacia a los niños con TDA-H, son los que a continuación se detallan:

1.-Aprendizaje cooperativo. El cerebro es un órgano social que requiere de la interacción con los iguales para aprender. Está estudiado científicamente que los niños aprenden mejor cuando aplican lo que aprenden y lo saben explicar en interacción con otros. La ayuda entre iguales es importante, ya que los niños con TDA-H aprenden mejor.

2.-Aprendizajes procedimentales y experienciales. Estos ayudan al niño y adolescente a aprender de forma significativa y contextualizada.

3.-Flipped Classroom: Es un modelo de clase invertida donde el alumno investiga, busca y diseña en casa con la guía del profesor, para en la clase desarrollar el reto de aprendizaje, ejecutar la tarea, poner en común lo aprendido y crear sus propios vídeos tutoriales sobre cada aprendizaje adquirido.

4.-Proyectos de trabajo que se diseñen partiendo de los intereses de los alumnos.

5.-Aprendizajes consolidados: Para consolidar un aprendizaje es necesario repasar continuamente lo aprendido, aplicándolo a los nuevos conocimientos, haciendo así, funcional el aprendizaje.

6.-Gamificar los contenidos a aprender. Provocando la incertidumbre en el que aprende. Un ejemplo de esto es: Encontrar los errores cometidos en una actividad previamente realizada por el profesor.

7.-Disonancia cognitiva: Generar escenarios novedosos de aprendizaje. Emplear las nuevas tecnologías ayuda a crear retos de aprendizaje.

8.-Aprendizaje dialógico. Se aprende mejor cuando puedo explicar lo que he aprendido y esto, lo  comparto con los demás compañeros. Generar preguntas que les hagan razonar, deducir y plantear argumentos. Planificar debates.

9.-Evaluar por competencias empleando rúbricas. Flexibilizando el tiempo de realización y los contenidos de aprendizaje para los alumnos con TDA-H. Planificar un examen secuenciado con tiempos para los niños con TDA-H. Empezar los exámenes por las actividades que mejor saben hacer. Motivar antes, durante y después de la evaluación. Emplear diferentes técnicas de evaluación cómo la evaluación oral.

            Algunas orientaciones para los padres con hijos con TDA-H serían las siguientes:

1.- Actitud positiva: Intente reconocer el lado bueno de las cosas, ríase y ayude al niño a descubrir el humor.

2.-Comprenda a su hijo. Los niños con TDA-H sienten una necesidad constante de movimiento, por lo que es aconsejable apuntarles a una actividad física que les motive y les ayude a trabajar la atención, las relaciones sociales, a desarrollar su autoestima, etc.

3.-Enséñele a descubrir en qué es bueno. Ayúdelo a aceptar sus propias limitaciones y acéptelo.

4.-Felicite a su hijo inmediatamente después de que haya hecho algo bueno y hágalo a menudo, no responda sólo ante sus malas conductas.

5.-Simplifique las normas en casa y refuércele en positivo cuando cumple con ellas.

6.-Enséñele en casa a ser organizado. Utilice listas de tareas a realizar y horarios de tiempo. Procure mantener un horario estable y crear rutinas.

7.-No exponga al niño a situaciones demasiado competitivas. En su lugar,  sus habilidades y estrategias. Involucre a su hijo siempre en actividades de grupo.

8.-Colabore con los profesionales que intervienen con su hijo, puesto que la ayuda ha de ser sistémica.

«El principio de la educación es predicar con el ejemplo» (A. Turgot).

Equipo  Directiv0

IMG_0391

Share Button

Los comentarios están cerrados.