DAME LA LUZ QUE NECESITO: LA LUZ DE LA FE. Fiesta de la Luz 2018

Liberto Esteve Requena.

Cronista Oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores. Villena

 

Nuestros hijos, desde que nacen, comienzan a crear una historia de amor en nosotros. Son los protagonistas en nuestras vidas de un sinfín de aventuras. Van creciendo en sabiduría, se hacen fuertes, juegan, nos abrazan, nos sonríen, nos dan disgustos, pero nos aman. Ahí está la verdadera vida. Una vida que hacemos con ellos, cercana y llena de sorpresas.

Queremos, para nuestros hijos, lo mejor. Por eso estamos pendientes de ellos en cada momento. Por eso se nos va la vida en ellos. Son luz y alegría a lo largo de nuestro caminar y por tanto, nos hacen felices.

La felicidad que irradian es maravillosa. Se les ve entrar al colegio lloriqueando  -algunos – pero poco o poco van cogiendo fuerza y se adaptan. Cogen soltura, comparten con sus primeros compañeros- esos que tendrán durante todo el colegio- lo bueno y lo malo, y se dan luz unos a otros. Se les ve pletóricos cuando comienzan a hacer bien sus primeras fichas, sus primeros dibujos. Sus ojos brillan, tienen luz en sus miradas.

Con todo, siempre es bueno  recargar las pilas de vez en cuando. La vida es muy larga y a veces nos apagamos. Los alumnos necesitan cercanía y en ahí es donde entra el profesor vicenciano: A dar amor y proporcionar amor. Un amor que recoge del testimonio de nuestros fundadores y de Dios, Nuestro Señor. Un amor que han aprendido de la Virgen Milagrosa.

Es siempre una buena idea acercarles a María. Es necesario recoger su luz: la luz de la fe que les hará ser buenos, solidarios, responsables, amables… El colegio así lo cree y en ello llevamos toda la vida, haciendo lo posible para que conozcan la FE y la lleven siempre muy a dentro.

En su día a día en el colegio vemos como van creciendo y sus comportamientos van cambiando. La semilla del amor que todos vamos plantando en ellos, padres y profesores, crecerá en su interior y el día de mañana creará un árbol lleno de vida y esperanza.

A María, Virgen Milagrosa, hemos llevado a nuestros alumnos más pequeños para que, como dice la Oración, se enamoren del bien y amen sin medida. De ahora en adelante, iremos acercándoles al gran misterio de la fe para que su luz siempre les ilumine.

 

 

 

 

 

 

Share Button

Los comentarios están cerrados.