LA MILAGROSA SIEMPRE TRANSMITE MENSAJES DE VIDA Y ESPERANZA

Liberto Esteve Requena

Cronista Oficial del Colegio Ntra. Sra. de los Dolores

                 En nuestro quehacer diario todos necesitamos escuchar de vez en cuando mensajes de vida, propuestas esperanzadoras o motivos que invitan a la alegría. Los necesitamos cuando nos sentimos desorientados, faltos de amor o cuando el agobio nos invade y amenaza. Son los más cercanos, aquellos con los que convivimos y nos aman quienes nos ofrecen gestos de amistad y cariño para que la vida nos sea plena y enriquecedora. En las redes sociales, en los facebooks o wasaps, a diario, leemos posts y frases que agradan y estimulan, aquellos que copiamos, guardamos y compartimos. Y todo esto favorece nuestra  felicidad y nos ayuda a seguir.

En la Semana de la Virgen Milagrosa (23 al 27 de noviembre) hemos compartido también mensajes de vida y esperanza, no solo en las eucaristías del Triduo en honor a nuestra Virgen del colegio, La Milagrosa, sino en las exposiciones organizadas por el Departamento de Pastoral, en la cartelería que decoraba el colegio o en las oraciones de primera hora. Mensajes de ánimo, reconfortantes, que nos han sido transmitidos desde antaño como los propios que pronunció la Milagrosa en su aparición a Santa Catalina aquel noviembre de 1830.

En el traslado hacia la Parroquia de Santiago de nuestra imagen de la Milagrosa también se oyeron comunicados esperanzadores en boca de algunos miembros de la comunidad educativa. Cada uno de ellos expresaban deseos para la mejora dirigidos a la Virgen, unas veces a modo de súplicas otras de agradecimiento.

Como una esponja que se empapa, así vamos haciendo nuestros, en nuestro ser, los buenos deseos y las palabras gratas y posibles. Éstas, suelen ser bálsamo que alivia los momentos más amargos. Las eucaristías del triduo han sido este año tinajas de barro u odres nuevos llenos de recados para nuestra alma. Cada palabra, cada gesto o dinámica comunicaba deseos grandes y llenos de espiritualidad vicenciana. Ya lo dijo José María, el párroco y amigo que ofició las misas, lo más importante es el corazón de la Virgen y el de su Hijo. Unos corazones que transmiten y que enseñan. De María dijo que es la mujer atenta y bondadosa y nos invitó a acercarnos a  ella con confianza.

Un año más, el Triduo a la Virgen de la Medalla Milagrosa, precedió al primer Domingo de Adviento volviendo a ser estímulo y motivo para la reflexión y la fe.

Con el deseo de ser más generosos, menos inquietos, atentos, más amigos, más colaboradores, cercanos, respetuosos e involucrados nos adentramos en el gran misterio de la Navidad y, una vez más, nos  quedamos maravillados con el rostro tierno y cercano de nuestra Madre.

 

1

2

4

3

5

6

7

 

8

 

9

12

14

13

 

15

16

 

17

 

18

 

IMG-20151127-WA0012 (1)

 

IMG-20151127-WA0013 (1)

 

24

IMG_0144

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share Button

Los comentarios están cerrados.