SIENTO QUE BAILO POR PRIMERA VEZ. Festival Danzas del Mundo.

Liberto Esteve Requena.

Cronista oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores. Villena.

 

Solo hay que ver las caras de los niños para percibir la emoción y el nerviosismo  antes de salir a nuestro peculiar escenario. Nervios y ganas de darlo todo, porque unos se saben los pasos y otros no. Ensayados están, muy ensayados, pero siempre queda un “ay”, una duda. Al final todo sale más o menos. Lo importante es siempre participar y que mis padres me vean-eso es lo que decíamos de pequeños- .Al final todos contentos.

Sentían que bailaban por primera vez. Esa era la sensación de los más pequeños. Su primera actuación en su colegio. La primera coreografía en una tarde donde la inestabilidad climática volvió a sorprender. Ahora tocaba un calor bochornoso. Los primeros pasos de baile y las nuevas sensaciones. Había que estar a la altura. Tras los aplausos, lo habían conseguido y se marcharon contentos.

Lo de los cursos de Primaria, fue una gozada, sobre todo por lo colorista de sus vestidos, que sencillos, iluminaban la pista del campo de deportes bajo el sol que pegaba con fuerza. Cuando sonó la música española los padres se vinieron arriba y los olés se oyeron desde lejos. Se notó el patriotismo.

Con Secundaria, disfrutamos un montón y se oía el comentario de siempre: con lo pequeñitos que eran, y ahora, míralos. Espectacular estuvo el último baile con la participación de las alumnas de 4º de ESO, quienes repasaron los bailes de los últimos festivales del cole. Un remix que agradó mucho. Para ellas fue su último festival en su colegio de toda la vida. Todo pasa y todo queda como dijo el poeta.

 

Aplaudidas estuvieron las intervenciones de Clara y de Irene, las presentadoras de la gala, quienes, a pesar de los fallos técnicos, aguantaron el tipo y recondujeron el festival hasta el final. Un homenaje se merece nuestro querido Miguel, que controló la música a la perfección en las dos horas largas que duró el espectáculo.

China, México, E.E.U.U, España…las danzas del mundo. Este fue el tema elegido para un festival primaveral que se unía a los actos de clausura del 400 Aniversario del Carisma Vicenciano.

Pero no todo fue música y folklore. También hubo merienda, y solidaria. Para un proyecto en Honduras, Amigos para siempre, se destinarán los euros recaudados. Las buenas causas son lo que nos caracteriza como colegio vicenciano que somos. En la tómbola también hubo bastante recolecta y más de uno se fue a casa contento por el premio recibido.

La sensación que nos dio al acabar todo, fue de satisfación. De haber hecho bien las cosas. De haber puesto alma y corazón. Y todo por la colaboración y ayuda de toda la Comunidad Educativa que siempre pone su empeño para todo salga lo mejor posible. Y este festival fue posible una vez más.

Gracias a todos por tanto.

Share Button

Los comentarios están cerrados.