TODO PASA Y TODO QUEDA

Liberto Esteve Requena. Cronista Oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores. Villena

Joan Manuel Serrat siempre ha cantado el poema de Antonio Machado, Caminante, no hay camino, y añade las palabras que ilustran este artículo: Todo pasa y todo queda. El colegio acaba y todo pasa, pero algunas cosas, por suerte, aún quedan.

Es una realidad que el curso escolar ha acabado -al menos las clases- y que los alumnos ya tienen sus notas en las manos. Todo queda reflejado en un papel. Todo pasa por una reflexión pausada y atenta de lo trabajado en las aulas y en los ratos individuales de estudio.

En cada centro escolar se hace memoria de lo compartido, enseñado y vivido. Se vuelve a recoger en plantillas y evaluaciones, las programaciones y los contenidos. Se valoran los objetivos y se comprueban si  se han conseguido. Todo para una mejora continua.

En algunos aspectos habrá que mejorar para no caer en los mismos errores. Se tendrán que buscar soluciones a los problemas.

Los niños y no tanto, serán quienes reconozcan su esfuerzo y dedicación, y por otro lado, los que, honestamente, deberán reconocer su falta de interés, en algunos casos.

Todo pasa y todo queda. Pasa un curso 2016-17 plagado de conocimientos adquiridos día a día y mes a mes. Pasa un tiempo de juegos, excursiones y actividades grupales. Pasa una nueva etapa para comenzar otra, instantes que no volverán, pero que se recordarán siempre.

En  cambio, todo queda. En las aulas vacías quedan las palabras del maestro, las preguntas del niño, la inocencia de los tres años, las reuniones con los padres, los llantos del primer día, los lloros del último. Queda la esencia, el alma y el trabajo bien hecho. Permanece en el colegio el deseo de  conocer y las ganas de saber.

Ha terminado el curso y en las aulas queda el deseo de descansar, pero también la esperanza de volver.

Share Button

Los comentarios están cerrados.