EL SOL SALE PARA TODOS. MES DE MAYO 2018

Liberto Esteve Requena.

Cronista Oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores. Villena

Hemos tenido un mes de mayo atípico en cuanto a temperaturas, aunque si hablamos de algunas noticias, también lo ha sido. Pero ese no es este el caso. La crónica va de María, la protagonista de este mes. Ha pasado alguna que otra tormenta, las nubes no han dejado de cruzar nuestro cielo y las temperaturas no han sido muy primaverales. Con todo, ha salido el sol, como siempre. Y lo ha hecho, también, para todos. Creemos, como hijos de Dios, que Él es como la luz del sol que ilumina cada día y que, por consiguiente, también sale para todos.

La rutina nos resta, nos aturde y a veces olvidamos lo esencial: El amor, ese que aparece en forma de sonrisa o de buenos días a alguien desconocido. No podemos dejarlo arrinconado en nuestro día a día. El Colegio Paulas tiene la gran suerte de tener a María en la entrada. Ella nos saluda y se despide de nosotros, y nos recuerda que el amor es importantísimo para seguir. En este mes hemos tenido muy presente a la Madre, mujer de un amor sin condiciones.

Los cristianos, cuando celebramos algo importante, lo hacemos con una eucaristía. Y nosotros como colegio vicenciano no íbamos a ser menos. El 31 de mayo se realizaron eucaristías en la parroquia de Santiago como acción de gracias por el gran regalo de la vida, por María, pero también por el curso que ahora termina. Y en el patio del colegio se celebró el colofón de este mes de mayo homenajeando a María como el cauce de alegría que inunda nuestro corazón.

Nuestras flores de papel, nuestra oración y nuestros deseos de mejorar se quedaron expuestas en un improvisado altar en el pasillo de Educación Infantil. La interiorización hizo que nos sintiéramos mejor y descubrimos los grandes valores de María, Madre Nuestra.

Que no se nos olvide nunca la gran suerte que tenemos al tener una persona como ella. Que no dejemos de recordar cada día su gran bondad y sencillez, valores que nos hacen personas de bien. Gentes con corazón son las que hacen falta, y el colegio no cesará en el empeño de darles a los alumnos la oportunidad de ser mejores. La presencia de Dios en sus vidas le ayudará a crecer. Seguiremos creando momentos donde Él esté en medio de sus vidas para que siga iluminando su camino como el sol que sale para todos.

Termino estas líneas rezándole a María con la letra de una canción de la Oreja de Van Gogh :

Tienes ese don de dar tranquilidad,

de saber escuchar, de envolverme en paz.

Tienes la virtud de hacerme olvidar

el miedo que me da mirar la oscuridad.

Solamente tú lo puedes entender

y solamente tú te lo podrás creer.

 

 

 

 

 

 

Share Button

Los comentarios están cerrados.