HAY ÁNGELES VOLANDO EN ESTE LUGAR

Cuando estaba estudiando en Roma, muchas noches, un grupo de sacerdotes cantábamos una canción que comenzaba así: “Hay ángeles volando en este lugar, en medio del pueblo y junto al altar, subiendo y bajando en todas las direcciones”. Creo que esa fue la experiencia que sentimos el día dos de octubre en la Misa de inicio de curso. La presencia de Dios, de sus santos y de sus ángeles se podía notar en todo momento.

Versión 2

Los cantos nos ayudaron a ponernos en la presencia de Aquel que nos ama desde toda la eternidad. Las lecturas, moniciones y peticiones anunciaban la Buena Noticia que el Hijo de Dios ha venido a traernos.

Durante la homilía, muchos niños participaron haciendo que nos emocionásemos con sus respuestas. Se nos escaparon muchas risas con sus ocurrencias tan bonitas. E incluso, una niña, hizo que nos arrancásemos a aplaudir cuando les pregunté: “¿Por qué nos peleamos?”, a lo que ella respondió, “Porque nos queremos”.

Los niños son muy buenos teólogos. Sus ángeles les indican, al igual que a todos nosotros, el mejor camino y más seguro que nos lleva hacia Dios.

Así empezaba el curso, bajo el amparo de Santa María y con la intercesión de San Vicente de Paúl que, al igual que recomendó un día a las Hijas de la Caridad, nos susurraba: “Después del soberano amor de Dios, la segunda cosa que Dios les pide, es que se amen mutuamente como hermanos que Él unió con lazos de su amor”.

IMG_1814

Orando y celebrando son dos buenas formas de comenzar un nuevo curso escolar. Así se emprenden las grandes tareas. También decía San Vicente: “Denme un hombre de oración, y será capaz de todo”.

Creo que esta Misa de inicio de curso fue un verdadero y auténtico momento de encuentro de Dios. La canción que os decía al principio termina con estas palabras: “No sé si la Iglesia subió o si el Cielo bajó, sí sé que está llenos de ángeles de Dios, porque el mismo Dios está aquí”. Esos ángeles de Dios que le alaban por toda la eternidad, que cuidan de nosotros. Pero también son esos niños que se disponen a comenzar el curso 2015/2016 en el colegio Ntra. Sra. de los Dolores de Villena.

Padres, profesores, hermanas, personal de servicio del colegio, sed vosotros también para ellos ángeles de la guarda. Pues, como dice Jesús en el el evangelio, el que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mi.                              D. Roque Carlos Jiménez Jiménez



Share Button

Los comentarios están cerrados.