EL ALMUERZO EQUILIBRADO, UNA RUTINA MUY SALUDABLE

Liberto Esteve Requena

Cronista Oficial. Colegio Ntra. Sra. de los Dolores

 

Quisiera hacer coincidir esta breve crónica con el día 16 de octubre en el que se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Su contenido trata sobre una iniciativa  -nunca mejor dicho- saludable, que se realiza en el colegio. Se trata de implantar una rutina de alimentación sana en los almuerzos de la semana en Educación Infantil y en el Primer Ciclo de Educación Primaria.

El tema de la alimentación- aspecto importantísimo en nuestro quehacer diario- afecta y mucho en el rendimiento de nuestros alumnos e influye en su comportamiento. Este hecho queda reflejado en los ejes trasversales en los cuales se hace referencia a “Educar para la salud”. La higiene se nos exige desde pequeños como un hábito a realizar para nuestro bien y esto influirá en nuestra salud. Saludables y sanos deben estar nuestros alumnos para poder desarrollar con normalidad las tareas y las actividades de estudio que se desarrollan en el día a día en nuestras aulas. Los más pequeños aprenden rápido las orientaciones de sus maestras quienes enseñan hábitos de comportamiento y destrezas de aprendizaje, enseñándoles a familiarizarse, entre otros aspectos, con las letras y los números y a conocer el mundo que les rodea con mayor profundidad. Es en Primaria donde toca reforzar esos hábitos. En definitiva, educar.

No somos especialistas en medicina nutricional, ni expertos en el tema, pero desde el cole hemos intentado que los alumnos eviten alimentos poco saludables a la hora del almuerzo, intentando que este sea más rico y saludable. La bollería industrial y la repetición de alimentos durante la semana perjudican al niño y  no aporta beneficios para su salud. Es por eso que, en colaboración con las familias, se les ha entregado un horario a seguir donde se especifican qué alimentos se deben tomar cada día de la semana. Es el siguiente: Lunes: Salado, martes: Bocadillo, miércoles: lácteo, jueves: Fruta, viernes: Dulce (preferiblemente casero). A la hora del recreo y según la etapa educativa se siguen unas pautas de comportamiento e higiene como lavarse las manos antes de salir al patio o que una vez terminado el almuerzo todo quede limpio y aseado. En el caso de Educación Infantil, se les acostumbra a comer en la clase- antes de salir al patio- con un protocolo de orden y limpieza evitando que se viertan líquidos, se desparramen yogures y que cada uno se encargue de su bolsita.

Esta rutina alimenticia, según los objetivos de la etapa concreta y que establece el currículum, permitirá que el niño adquiera autonomía en sus actividades habituales, desarrollando hábitos y actitudes relacionados con la seguridad, la higiene y la salud.

Desde el colegio intentamos dar los mejores consejos para que la alimentación de nuestros alumnos sea  más saludable. Ojalá se implantasen más Días Mundiales de la Alimentación y así sería todo mucho más vivificante.

DSC_0176 (1) GetAttachment IMG-20151008-WA0002 (1) IMG-20151008-WA0002

IMG-20151008-WA0003

IMG-20151008-WA0004

IMG-20151008-WA0006

IMG-20151008-WA0001

Share Button

Los comentarios están cerrados.