IV Concurso Literario Asociación Barrio de San José

El pasado 18 de marzo, en la ermita de San José, se realizó la entrega de premios del IV Concurso Literario que la Asociación del Barrio de San José lleva convocando desde hace unos años. Este año la ganadora de 5º de Primaria ha sido una alumna de nuestro colegio, Mercedes Martínez López, con su trabajo “Princesa, ¿quieres jugar conmigo?”. Tras la lectura del cuento en la misma ermita por Mercedes, esta recogió el premio que consistía en una tablet de 10 pulgadas y un ejemplar de “El Orejón” de Pedro Villar. ¡¡Enhorabuena!!


¿QUIERES JUGAR CONMIGO, PRINCESA?

Hace mucho tiempo ocurrió una historia un tanto especial en Villena. Era una ciudad tranquila, con sus estrechas calles llenas de vida y su lujoso castillo. En ella se respiraba un ambiente relajado y alegre. Sin embargo, un día sucedió un hecho que alteró la vida de los que allí habitaban.

En el castillo vivían el príncipe Don Juan Manuel y la pequeña princesa Doña Constanza. Llevaban una vida muy tranquila. Don Juan Manuel protegía a sus habitantes, le gustaba cazar y, también, escribir. Doña Constanza, a menudo, estaba en su alcoba, al cuidado de sus niñeras, peinándose su largo y alisado cabello marrón. Solía vestir un vestido de media manga con lazos y puntillas. Un día, de repente, mientras se estaba poniendo su vestido favorito, notaron que el suelo temblaba y que había mucho ruido fuera. Fue entonces cuando apareció la dragona Margarita, enfurecida, porque los soldados le lanzaban flechas. Margarita, para defenderse, rompió una ventana de la estancia de Doña Constanza y lanzó un grito al cielo. Los soldados se espantaron y huyeron corriendo a sus casas. Don Juan Manuel hizo lo que pudo, pero no consiguió evitar que la dragona Margarita cogiera a la princesita y se la llevara con ella. La gente del pueblo y Don Juan Manuel se sentían asustados y con ganas de saber qué iba a pasar ahora. El príncipe pensó que se tenía que reunir en la Torre del Orejón con el Fraile, el Labrador, el Judío y el Moro, pues eran los habitantes más entusiasmados por buscar a la princesa.

-¿Qué podemos hacer? -preguntó el Fraile.

-Este es un gran problema y lo tenemos que solucionar entre todos -afirmó el Moro.

-¡Tienes razón! -continuó el Labrador–. Si actuamos todos juntos, conseguiremos salvar a Doña Constanza.

-Ya ve usted, príncipe, que nos tiene a su disposición. ¿Ya ha pensado alguna estrategia? -preguntó el Judío.

-Os agradezco muchísimo que estéis conmigo. He pensado que mañana a primera hora nos acerquemos, bien armados, hasta el Castillo de Salvatierra. La dragona Margarita se ha llevado hasta allí a Doña Constanza.

Así, mientras el Orejón marcaba las diez en punto, el príncipe y sus amigos se fueron a descansar esperando, nerviosos, a que amaneciera.

Al día siguiente, bien temprano, el príncipe, el Labrador, el Moro, el Judío y el Fraile llegaban con lanzas y ballestas al Castillo de Salvatierra. Cuando estaban a punto de asaltar la fortaleza, oyeron unas voces.

-Shhh… -dijo el príncipe-, estoy escuchando a Doña Constanza.

Y al otro lado del muro se oía cómo la niña decía:

-No te preocupes, Margarita, yo sé que tú eres buena y no me vas a hacer daño. No te va a pasar nada, ya verás. Don Juan Manuel es un hombre muy comprensivo.

-¡Ay, mi niña! ¡Qué solita que estoy! Yo solo quería jugar un poco contigo. Siempre me pasa lo mismo, llego a los sitios y todo el mundo se asusta. ¡Pobre de mí! ¿Tú quieres jugar conmigo, princesa?

Salieron todos juntos y le dijeron a Margarita que no pasaba nada, que si ella quería, se podía quedar a vivir en el Castillo de la Atalaya y así podría jugar con la princesa. Don Juan Manuel propuso hacer una fiesta en honor de Margarita y todos dijeron que sí encantados. A las seis y media fueron invitados los campesinos, los soldados, el Fraile, el Moro, el Judío y el Labrador a la fiesta en la explanada del castillo. Hicieron una barbacoa con el fuego que escupió Margarita, asaron chorizos tradicionales de Villena y brindaron con vino. ¡Sonaron las trompetas y los tambores! ¡Todos cantaron y bailaron, celebrando que la dragona Margarita viviría para siempre en Villena!

Mercedes Martínez López

Share Button

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario