Jornadas de Formación: Educación Inclusiva del alumnado con altas capacidades

Los días 5 y 6 de febrero en el Centro de Congresos de la Ciutat D’Elx se han celebrado las Jornadas de Formación: Educación Inclusiva del alumnado con altas capacidades organizadas por el CEFIRE D’ Alacant y en las que hemos participado profesionales de diferentes ámbitos.

DSC_3407

            En la ponencia inaugural con el título: “Procesos cognitivos y emocionales en el alumnado con altas capacidades”, impartida por la Dra. Carme Timoneda i Gallart, del Dpto. de Pedagogía de la Universitat de Girona; se nos hizo reflexionar sobre la neuroplasticidad del cerebro, es decir éste cambia por la estimulación y construcción de nuevas redes o conexiones neuronales a lo largo de nuestra vida y especialmente en la infancia.

            El cerebro tiene dos prioridades básicas y fundamentales: Supervivencia y adaptación al medio, por lo que los niños con altas capacidades necesitan de otras formas de aprender para estimular esas conexiones neuronales y adaptarse al medio.

            La doctora Carme Timoneda nos presentó las diferentes fases del aprendizaje según la PNL (Programación Neurolingüística): Aprendizaje inconsciente e incompetente; consciente, pero competente y una última fase, en la que el niño aprende a ser competente de forma inconsciente por lo que, es importante entrenar estas habilidades (training) teniendo presente en el desarrollo cognitivo de los niños, las emociones.

         Desde nuestra actuación como docentes debemos ayudar a los niños a saber enfocar, focalizar la atención en lo importante a todos los niveles, saber relacionar conocimientos de forma simultánea, secuencial y saber planificar las tareas y competencias propuestas en el aula.

         La inteligencia exitosa en los niños se puede educar, entrenar y requiere no sólo de un alto potencial de aprendizaje, un pensamiento divergente, original, flexible; sino sobre todo del esfuerzo, de la perseverancia y de una alta capacidad para dar respuesta adecuada a los problemas y para saber reformularlos de forma positiva.

            La Doctora Came Timoneda nos hizo reflexionar sobre la importancia de las emociones en el rendimiento académico y en el sentimiento de competencia de estos niños. En muchas ocasiones, las conductas disruptivas son el reflejo de la inseguridad, la baja autoestima, la falta de habilidades sociales y de comunicación de los niños en las relaciones con sus iguales.

            Desde el punto de vista de la neurociencia en el cerebro la zona emocional está localizada en la amígdala y en el sistema límbico. Este sistema se activa muchas veces antes que la zona prefrontal, asociada al desarrollo de la atención y de las funciones ejecutivas; por lo que es importante educar familia-escuela la inteligencia emocional: Autocontrol, expresión y reconocimiento de emociones, habilidades sociales, autoestima y el sentimiento de competencia (“tú puedes lograrlo”).

            Algunas pautas educativas para los docentes serían las que a continuación se citan:

IMG_0353

1.-Conócete a ti mismo. “La mayor sabiduría que existe es conocerse a sí mismo” (Galileo). Ayuda a los niños a conocerse y aceptarse tal como son.

2.-Busca la motivación por nuevos proyectos. La motivación también requiere esfuerzo y dedicación.

3.-Fomenta la toma de decisiones constructivas, positivas para el desarrollo del niño.

4.-Ayuda a entrenar la inteligencia exitosa, la originalidad y el talento.

5.-Educa su autoestima, su emoción y la comprensión de sus sentimientos y los de los demás.

6.-Educa la sensibilidad, la admiración, la contemplación por lo bello.

7.-Ayuda a los niños a regular su conducta con normas y límites positivos.

8.-Ofréceles pautas para que se motiven por lo que hacen y adapta las estrategias educativas a sus ritmos, estilos de aprendizaje, capacidades e intereses.

Muchas de estas conclusiones se recogen en este libro:

Nuevos escenarios para el docente: una mirada práctica teñida de neurociencia.

“Sólo se puede aprender lo que se ama” (Goleman)

IMG_0371

 

            En la segunda ponencia:“Cómo favorecer habilidades y estrategias del talento científico-creativo”; impartida por la Dra. María Dolores Prieto Sánchez. del Dpto. de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Murcia, se expusieron las siguientes conclusiones:

            Los niños con altas capacidades presentan en su evaluación diagnóstico un coeficiente intelectual de 135 o superior, un pensamiento divergente, creatividad y un alto nivel de originalidad, de exigencia y una alta capacidad para solucionar de forma eficaz y original los problemas.

            Diferentes investigaciones concluyen que estos niños en ocasiones muestran un bajo rendimiento escolar, dificultades de comportamiento y de relación con sus iguales, incluso pueden ser víctimas de acoso escolar por lo que, las investigaciones inciden en la importancia de descubrir, estimular y entrenar en ellos su talento en sus diferentes niveles de competencia e inteligencias múltiples, pero también en educar su emoción, autoestima y desarrollo de su autoconcepto.

            Desde la Universidad de Murcia y los Centros de Atención Preferente para  niños superdotados de Educación Infantil y Primaria, se han diseñado talleres de enriquecimiento cuya finalidad didáctica es responder a las diferentes inteligencias y competencias de los alumnos con altas capacidades: Competencia lingüístico-verbal; Científico-matemática; Musical, entre otras.

            Estos talleres entrenan las habilidades que ya previamente han sido diagnosticadas en los Centros educativos, como una forma de intervención adecuada a las necesidades de los mismos.

            Los niños con altas capacidades necesitan practicar y entrenar sus habilidades, para generar nuevas conexiones neuronales. Este tipo de práctica debe implicar esfuerzo, perseverancia, satisfacción y motivación de logro.

            En este proceso de entrenamiento del talento científico-matemático se diseñan talleres en los que se aplica el procedimiento científico propiamente dicho:

  • -Observación.
  • -Generación de hipótesis.
  • -Comprobación de hipótesis y evaluación.
  • -Verificación de la evidencia científica.

            En estos talleres es más importante generar conocimientos aplicados y prácticos que teóricos, y motivarles para que se incentiven en la búsqueda de nuevas soluciones y logros en situaciones de mayor nivel de complejidad.

            Para finalizar las Jornadas de Formación se expusieron en la Mesa de experiencias los siguientes Proyectos: “Proyectos de enriquecimiento curricular para alumnado con altas capacidades y/o alto rendimiento”, por la directora del CEIP Luis Vives de Elche; el trabajo de los “Procesos cognitivos con alumnado con altas capacidades” por la profesora especialista en pedagogía terapéutica del CEIP San Antonio de La Foia-Elx y los “Talleres de enriquecimiento, proyectos interdisciplinares y eje emocional para alumnado con altas capacidad”, por el orientador del IES Ramón y Cajal de Murcia.

            Estos trabajos-proyectos están relacionados con: El ajedrez, la creación en los Centros de un Aula de recursos para responder a los intereses de los niños con altas habilidades, el diseño de rincones de ampliación en Educación Infantil y Educación Primaria con materiales específicos de desarrollo lingüístico, de idiomas, matemático-científico, musical, etc.; Proyectos de investigación y de Trabajo Monográfico sobre temas de interés para los niños; Programa de habilidades sociales y de comunicación; Proyectos de emprendeduría interdisciplinares; participación en concursos y campeonatos matemáticos, Proyectos de innovación tecnológica; entre otros.

            Como educadores debemos ser optimistas, pero no podremos entender las necesidades de los niños con altas capacidades sin entender la emoción, por lo que es importante educar desde la Pedagogía Positiva, tener en cuenta que la inteligencia emocional en los niños mejora entre un 15-20% su nivel de rendimiento académico y su autoestima; por lo que como educadores hemos de acompañarles en su proceso educativo.

«El niño no es una botella que hay que llenar,

sino un fuego que es preciso encender.»

MONTAIGNE

IMG_0363

EQUIPO DIRECTIVO

Share Button

Los comentarios están cerrados.