I Jornadas del CDIAT-APADIS

Diagnóstico, Intervención y Familia en el Trastorno del Espectro Autista

AUTISMO

            El día 16 de abril de 2016 en el salón de actos de la Casa de la Cultura de Villena, APADIS organiza la I Jornada Formativa del CDIAT, cuyo título es:Diagnóstico, Intervención y Familia en el Trastorno de Espectro Autista“. 

            Esta Jornada se encuadra en el Plan de Formación de APADIS y del Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana. El CDIAT se inicia en 1970 y atiende a los niños desde el nacimiento hasta los 6 años, a sus familias y a los entornos en los que interactúan. Todas las actuaciones se programan desde el enfoque de prevención y desde una intervención multidisciplinar (ámbito social, psicológico y educativo). Los profesionales realizan la intervención en todos los niveles de desarrollo.

            Según los últimos estudios científicos existe una prevalencia de 1 cada 110 niños y  se han estudiado mayores casos diagnosticados en niños que en niñas. El Autismo es un trastorno del neurodesarrollo con base genética. Entre un 30-51% pueden tener asociado un déficit intelectual. Es importante intervenir en el momento que aparezcan los primeros síntomas para actuar de forma precoz y poder aplicar programas de atención temprana.

            Algunos de los síntomas más característicos Del Espectro Autista antes del primer año de vida son:

  1. No imitan sonidos, ni jergas.
  2. Dificultades en la producción oral.
  3. Ensimismamiento en las manos.
  4. Ausencia de conducta de señalar.
  5. Problemas asociados a la alimentación, sueño y juego.
  6. Escaso contacto ocular.
  7. Selectividad alimenticia.
  8. No le interesan los juegos.
  9. Ausencia de conducta de mostrar objetos.

            A partir de los 18 meses los niños muestran síntomas de aislamiento en el juego, donde el niño no realiza juego simulado, realiza un juego poco imaginativo, no comparte juegos y su contacto ocular está poco desarrollado, pueden mostrar estereotipias, y otras dificultades en el comportamiento.

            El ponente D. Juan Martos Pérez nos expuso los indicadores fundamentales del Diagnóstico, Intervención y Familia en el TEA. 

            Más de un 20% de los casos están asociados con las variaciones en el número de copias de genes, así como en las vías funcionales. La ratio por sexo es 3 o 4 varones por 1 mujer. En torno a un 50% pueden cursar con discapacidad intelectual o presentar unas habilidades altas.

            En la actualidad entre 75-95% de los que reciben tratamiento intensivo temprano desarrollan uso de habla a los cinco años. Las tasas de prevalencia del trastorno está cambiando a un niño por cada 58.

            Existen en nuestro país instrumentos de screening que permiten la detección del autismo a partir de los 18 meses.El DSM-V tiene criterios más restrictivos en el diagnóstico del TEA, por lo que cada vez se persigue más desde la comunidad científica que haya una especialización.

            Es importante poner el énfasis en las necesidades y en los apoyos que necesita un niño con TEA en los diferentes ámbitos de su desarrollo. Existen distintos niveles de apoyo desde el nivel 1: Personas menos afectadas por el Autismo hasta los Niveles 3 para niveles altos de Autismo y discapacidad.

           Según Lorna Wing: “Creo que necesitas rasgos autistas para el éxito real en la ciencia y las artes “. 

            En la identificación del TEA existe una preocupación de los padres a partir del año y medio. Evaluación inicial del desarrollo por el pediatra o por otro profesional. Observar al niño, revisar su historial y aplicar pruebas de screening. La evaluación diagnóstica la realizaría un profesional especializado, con la integración de la información, el estudio de la historia clínica, la evaluación médica y la aplicación de pruebas complementarias y la evaluación de las funciones del desarrollo. 

            Los signos de alerta entre los doce y dieciocho meses son los que se detallan a continuación:

  • Comunicación social: Disminución o atipicidades en el contacto ocular y atención conjunta, emoción compartida, sonrisa social o recíproca, interés social y compartido, coordinación de las distintas modalidades de comunicación.
  • Lenguaje: Retraso o atipicidad en:Balbuceo, comprensión y expresión del lenguaje, inusual tono de voz, desarrollo de gestos. Regresión o pérdida de habilidades de comunicación.
  • Juego: Retraso o atipicidad en: Imitación de acciones, juego funcional e imaginativo. Excesiva o inusual manipulación o exploración visual de juguetes y objetos.
  • Habilidades motoras, visuales y otras. Habilidades sensoriales: Seguimiento visual atípico, hipo o hiper reacción a los sonidos u otras formas de estimulación sensorial, retraso en las habilidades de motricidad fina y gruesa, control motor atípico y conductas motoras repetitivas, posturas atípicas de extremidades y dedos.

            El ponente nos recomendó el libro: Grandin, T. (2014). “El cerebro autista”.RBA libros.

            En la tercera presentación se nos expuso la ponencia con el título:“Tratamiento en niños pequeños con TEA y etapa escolar” a cargo del ponente D. Juan Martos.

            En el proceso de evaluación de los niños TEA es necesario tener en cuenta que se realice una adecuada evaluación interdisciplinar. Para evaluar el ámbito de desarrollo social de los niños TEA es necesario conocer con quién se relaciona, su frecuencia y la finalidad con la que se relaciona. Para evaluar el TEA en niños de dos años o menos, es necesario proponer juegos circulares de interacción, conocer la demanda y la iniciativa en el juego y diseñar situaciones que permitan evaluar las capacidades de atención conjunta.

            En relación a la evaluación de la competencia de la comunicación, es aconsejable saber cómo los niños se comunican y qué intención tiene en ella. En relación a la competencia del juego es necesario saber si realiza juego social o presimbólico.También es necesario evaluar la competencia de imitación. En relación a la competencia comportamental es preciso conocer si predominan estereotipias, rituales, apego excesivo a algún objeto, juego estereotipado y repetitivo o muestra hipersensibilidad estimular.

            Todo diseño de un programa de intervención ha de partir de los intereses de los niños con TEA, así como, aprovechar sus preferencias y habilidades. Algunos programas dirigidos a los primeros momentos de intervención son: Programa para estimular las capacidades de relación interpersonal. Los objetivos generales de estos programas son: Compartir actividades con los el adulto y participar en juegos sencillos de turnos (juegos circulares, de tipo motor…).

            Programas dirigidos a la imitación-contra imitación, fomentar la iniciativa en la interacción, comprender y compartir claves socio-emocionales. Otros programas son los dirigidos a la estimulación de la comunicación. Sus principios generales son: Comunicación frente a lenguaje oral. Crear motivos para comunicarse, interpretar y responder a todas las conductas del niño. Algunos ejemplos de programas son: Programa de Comunicación Total de B. Schaeffer y Cols., que va dirigido a niños con ausencia de habla o deficiencia mental moderada a profunda.

  1. Juan Martos comenta algunas de las características más importantes de los alumnos TEA:

            Pensamiento literal. Mayor atención a elementos concretos. Dificultades en la comunicación. La escolarización en un centro ordinario requiere de unos principios de actuación en el proceso educativo y de aplicar unas medidas educativas adecuadas. En la transición de Educación Infantil a Primaria es necesario la coordinación entre el profesorado para facilitar la transición y proceso de adaptación. Conocer a su nuevo profesor. Apoyo al tutor para organizar los deberes. Crear rutinas, emplear agendas visuales, anticipar situaciones novedosas, entre otras. La respuesta educativa requiere de un enfoque abierto y flexible. En el aula son necesarios los apoyos visuales, planificación de horarios, organización de agrupamientos flexibles, estrategias de anticipación, propuesta de materiales novedosos.

            Es importante que el grupo clase conozca los indicadores del autismo para evitar posibles dificultades en las relaciones dentro del Centro educativo, así como la Comunidad Educativa que va a intervenir con estos alumnos. Se sugiere la siguiente película: La sonrisa verdadera.

            En la Jornada Formativa realizada por la tarde el ponente D. Juan Martos: “Tratamiento en niños TEA de alto nivel” expuso las estrategias para comprender y expresar emociones. Para abordar la comprensión social del Autismo es necesario comprender los estadios de desarrollo evolutivo. En el estadio de 6-9 años se pueden organizar situaciones de role-play para proporcionar práctica en aspectos de juego cooperativo.

            También es necesario planificar actividades como:Círculo de Privacidad: El Niño, familia, hermanos, médicos y profesores. Enseñar explícitamente lo que no ha de decir, asegurar que las experiencias sociales fuera del colegio son breves, estructuradas, supervisadas, exitosas y voluntarias.

            Es necesario trabajar las relaciones entre sexos distintos, ayudar a encontrar grupos de amigos con intereses comunes. En la edad adulta puede ser importante el uso de Internet, la compañía y la responsabilidad del cuidado de un animal, sugerir algunos grupos de habilidades sociales, proporcionar apoyo sobre cómo mantener amigos, valorar las ventajas de trasladarse a otra cultura o país diferente.

            En la intervención educativa es necesario partir del uso de agendas visuales que anticipen las actividades y las tareas a trabajar con los niños y les ayuden a comprender las actividades diarias de forma funcional. Es importante combinar estos programas con otros relacionados con la intervención en el desarrollo del lenguaje y de las habilidades cognitivas; así como, trabajar la flexibilidad cognitiva del pensamiento.

            En la última ponencia del profesor D. Juan Martos se abordó el tema: “Intervención Familiar. Alimentación, sueño, problemas de conducta y control de esfínteres”. En esta ponencia se expusieron las etapas por las que pasan los padres de niños TEA, desde la negación, la depresión, la ansiedad y el sentimiento de culpa a la aceptación e internalización del problema. El profesor nos recuerda que: “Lo esencial es comprometerse con la calidad de los programas00 educativos y buscar la colaboración de todas las personas que atienden e intervienen con estos niños”. Es más efectivo un enfoque preventivo, organizar un entorno funcional y prevenir posibles conductas desajustadas.

            Unas Jornadas Formativas con un alto nivel de participación de diferentes profesionales y un tema de interés actual a cargo de un gran profesional: D. Juan Martos Pérez.

                                                                                                          Mª Carmen Girón Calero

Share Button

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario